jueves, 25 de septiembre de 2014

"La rubia de ojos negros", de Benjamin Black (2013)

No deja de ser curioso que en mi particular descubrimiento de John Banville/ Benjamín Black haya aterrizado en esta sorprendente continuación de las historias de Philip Marlowe, cuando hace no demasiado leía El largo adiós. Les juro que pura y curiosa coincidencia.

Si han llegado a este artículo aislado no entenderán nada, pero si miran ahí arriba en el blog podrán conocer la apasionante tontería de leer a la vez dos novelas bien distintas del mismo autor firmando con dos nombres.

Habiendo dejado claro por tanto ya que John Banville me parece un escritor extraordinario, me descubro además por la desfachatez de despacharse con esta doble personalidad que le permite emular a uno de los grandes como Raymond Chandler y echarle huevos para continuar con las historias de Marlowe. Capacidad prodigiosa, añado, de escribir además con tonos y tiempos bien diferentes. 

Por ahí he leído que Banvillle no es plato de gusto para todos, pero a mi me ha ganado. Tanto él como su otro yo. Chandler redivivo.